Newsargenchina Newsargenchina

El nuevo mundo: el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y la Iniciativa de la Ruta y la Franja

Jin Liqun, presidente del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y ex viceministro de Finanzas, analizó el sistema económico global del siglo XX, el actual y las oportunidades para China.

Opinión 21 de junio de 2021 News ArgenChina News ArgenChina
AAAA
(Foto: Xinhua)

El 30º Foro de Finanzas Internacionales de China contó con la participación de Jin Liqun, presidente del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y una vez viceministro de Finanzas del país asiático. Durante el tercer simposio de este evento, realizado el pasado 16 de mayo, hizo un análisis del sistema económico global actual, teniendo en cuenta los momentos históricos que repercuten en la actualidad y los proyectos futuros de China, principalmente del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y la Iniciativa de la Ruta y la Franja. A continuación, reproducimos parte de su discurso.

"En la actualidad, el orden económico internacional en el que vivimos es el sistema de Bretton Woods establecido después de la Segunda Guerra Mundial. El proceso de su establecimiento nos da muchas lecciones, como la vieja idea de que la historia se 'repite dos veces'.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, no había suspenso en la derrota del fascismo, y los países antifascistas habían comenzado a considerar cómo establecer un nuevo sistema para evitar que la guerra volviera a ocurrir. El 1 de julio de 1944, cuando se celebró la Conferencia de Bretton Woods, el foco de la economía mundial pasó de Gran Bretaña a Estados Unidos.

Hoy, más de 70 años después, reaparece en cierta medida el desplazamiento del centro de gravedad económico. Solo pasaron 20 años desde el final de la Primera Guerra Mundial hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Una de las razones importantes es que todos los países adoptaron la política de "empobrecer al vecino". Cuando Estados Unidos exigió el reembolso a Gran Bretaña y Francia, Gran Bretaña y Francia reclamaron una compensación a Alemania, con una enorme cantidad de fondos. Alemania no pudo soportarlo y volvió a lanzar una guerra. Al final de la Segunda Guerra Mundial, los principales países estaban pensando en cómo evitar que algo así volviera a suceder.

Mirando hacia atrás, más de 70 años después deberíamos pensar en cómo evitar que la guerra fría se convierta en una 'guerra caliente'. Si no podemos superar esta importante coyuntura histórica de forma pacífica, todos los países se enfrentarán al desastre. Es crucial orientar nuestra próxima estrategia a través de una comprensión correcta del establecimiento del orden económico internacional y su funcionamiento en los últimos 70 años

¿Cómo diseñaron los países este sistema de posguerra? ¿Por qué diseñar un sistema así? Hasta el día de hoy, ¿qué parte de este sistema sigue siendo eficaz y qué parte ha fallado? Un análisis claro de estos problemas es muy importante para guiar a China a desempeñar un papel más importante en el sistema político y económico internacional del siglo XXI, especialmente en las finanzas.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, China también fue un país victorioso. Como cuarto país más grande, participó en la Conferencia de Bretton Woods. Sin embargo, no tenía poder: la discusión de toda la Conferencia fue básicamente entre Gran Bretaña y Estados Unidos, y otros países en realidad solo asistieron. Muchos países todavía eran colonias, por lo que no pudieron asistir.

En ese momento, el foco de la economía y las finanzas mundiales se estaba desplazando de Londres a Nueva York. En gran medida, la Segunda Guerra Mundial dio a luz a una nueva América. Aunque la fuerza nacional de Estados Unidos en ese momento era incomparable, como nueva fuerza, Estados Unidos tenía tanto el impulso de un desempeño sólido como la voluntad de unir a todos, especialmente a los países europeos. Estados Unidos fue bastante razonable en muchos aspectos. La Segunda Guerra Mundial brindó muchas oportunidades a Estados Unidos, que aprovechó con firmeza estas oportunidades históricas.

Al diseñar el sistema económico internacional, compitieron John Maynard Keynes de Gran Bretaña y Harry Dexter White de Estados Unidos. En términos de reputación, White era solo un cuadro de nivel medio desconocido en el Tesoro de los Estados Unidos. El foco de su contienda fue, ¿qué intereses de país debe salvaguardar el sistema económico internacional? Lo que merece nuestra consideración hoy es que un lado representa los intereses de Gran Bretaña, el otro representa los intereses de Estados Unidos y, al mismo tiempo, ambos lados estaban tratando de representar los intereses de todo el mundo. Bajo esa condición histórica, no fue fácil tener tal previsión política.

Hoy en día, los políticos de algunos países han experimentado una gran regresión, considerando solo sus propios intereses y no los intereses de otros países. Si no considera los intereses de otras personas, solo considere sus propios intereses, sus propios intereses eventualmente se perderán. Es imposible que cualquier país lleve a cabo negociaciones internacionales sin considerar sus propios intereses nacionales, pero vale la pena considerar desde qué ángulo el país debe considerar sus propios intereses nacionales.

Finalmente, prevaleció la opinión de Harry Dexter White de los Estados Unidos: el sistema económico internacional necesitaba libre comercio y libre flujo de capital. En ese momento, los países europeos necesitaban que Estados Unidos les proporcionara alimentos, capital y todo tipo de maquinaria y equipo. Estados Unidos aprendió las lecciones después de la Primera Guerra Mundial y decidió ayudar a los países europeos a reconstruir. Al mismo tiempo, no exigía que los países europeos pagaran las deudas de Estados Unidos de inmediato.

Vale la pena estudiar este período de la historia en un sentido más profundo. En ese momento, la idea era crear un Fondo Monetario Internacional (FMI) que pudiera ayudar a algunos países con problemas macroeconómicos. Sin embargo, para atraer a estos países a unirse a esta entidad, se estableció un Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, a saber, el Banco Mundial (que es diferente del Banco Mundial de hoy, que tiene tenía más componentes), a fin de proporcionar fondos para la reconstrucción de muchos países. Por lo tanto, el artículo del acuerdo decía que si un país se convertiría en miembro del Banco Mundial, también debe ser miembro del Fondo Monetario Internacional de antemano.

El establecimiento del Banco Mundial es en realidad un "cebo": mientras un país esté dispuesto a aceptar la macro-regulación, puede obtener préstamos. Setenta años después, se estableció el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés a partir de Asian Infrastructure Investment Bank) y sus miembros debían ser miembros del Banco Mundial o del Banco Asiático de Desarrollo, que también significaba ser miembros del Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, la razón por la que los miembros del Banco Asiático de Desarrollo (ADB, Asian Development Bank) también pueden participar es que tomamos en consideración algunas circunstancias especiales, a fin de establecer una base en los artículos del acuerdo para facilitar que las economías no soberanas individuales se unan al AIIB.

En ese momento, Keynes, que representaba a Gran Bretaña, propuso establecer las instituciones de Bretton Woods en Londres, pero Estados Unidos no estuvo de acuerdo. Keynes propuso que las instituciones se ubicaran en Nueva York, pero Estados Unidos aún no estaba de acuerdo. Finalmente, decidieron ubicarse en Washington, DC, al otro lado de la calle de la Casa Blanca: la Casa Blanca está en la calle 16, el Banco Mundial está en la calle 18 y el Fondo Monetario Internacional está en la calle 19.

Luego, Estados Unidos exigió que las acciones del Banco Mundial se establecieran de acuerdo con la regla de "un dólar, un voto", que era diferente de la regla de un país, un voto de las Naciones Unidas, cuyo establecimiento era en consulta en ese momento. Bajo la regla de "un dólar, un voto", Estados Unidos ha logrado tres objetivos: convertirse en el mayor accionista, que los estadounidenses se conviertan en el presidente del Banco Mundial y que la institución tenga su sede en Washington, DC.

Después del establecimiento del Banco Mundial, el mayor accionista de todas las instituciones multilaterales internacionales recientemente establecidas ya no pudo lograr estos tres puntos al mismo tiempo, con la excepción de AIIB. Naturalmente, el FMI no podía ser controlado directamente por Estados Unidos al mismo tiempo, por lo que fue entregado a Europa. Debido a que la misión del Banco Mundial en ese momento era ayudar a la reconstrucción, aunque no tenía la influencia macro-reguladora del FMI, su papel e influencia en la reconstrucción fueron en realidad muy grandes.

En el siglo XXI, China inició el establecimiento del AIIB. Es el único país en desarrollo capaz de emprender esta tarea. Mediante un arduo trabajo, logró tres objetivos principales: ser el mayor accionista, que un ciudadano chino se convierta en el presidente de la AIIB y que su sede se encuentre en Beijing.

En la década de 1960, cuando se fundó ADB, todavía estábamos en la Revolución Cultural, cuando se unieron la provincia de Taiwán y Hong Kong. Japón no quería establecer su sede en Tokio. En primer lugar, Estados Unidos inicialmente no estuvo de acuerdo con el establecimiento del BAD y finalmente llegó a un compromiso. Los estadounidenses apoyaron el establecimiento del ADB, siempre que Estados Unidos y Japón estuvieran en pie de igualdad, pero Japón simbólicamente tenía una participación más.

Debido a que este es el Banco Asiático de Desarrollo, un ciudadano japonés se convierte en presidente, pero la sede no podría estar ubicada en Tokio. En ese momento, Manila, Filipinas, era una capital bastante desarrollada en Asia, y (otra ciudad candidata era) Teherán, Irán. Finalmente, el presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos, trabajó arduamente para obtener votos para Manila en Filipinas como sede del ADB. Irán renunció enojado y no participó. Más tarde, por razones políticas, Irán ya no pudo unirse. Al igual que la Unión Soviética, no participó en el FMI o el Banco Mundial; le tomó muchos años unirse finalmente. Por lo tanto, debemos estar tranquilos, ser racionales y tener una visión a largo plazo en cualquier ocasión internacional: es difícil lograr grandes cosas con rabia.

La repetición de la historia no es una simple repetición. La historia puede repetirse en una nueva forma y, a veces, la repetición no se puede ver. Winston Churchill dijo: "He aprendido de la historia que la gente nunca aprende de la historia". De hecho, los errores cometidos por los seres humanos se repiten una y otra vez. No es fácil cometer un error original. Después de leer doscientas o trescientas páginas de " Zizhi Tongjian " (Comprehensive Mirror in Aid of Governance, una obra de referencia pionera en historiografía china de Sima Qian), (uno se da cuenta de que) la humanidad ya ha cometido todos los errores que podría cometer, y luego simplemente repiten los errores que sus antepasados ya cometieron.

Los tres pilares del orden económico internacional de la posguerra son el FMI, el Banco Mundial y el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, que luego se convirtió en la Organización Mundial del Comercio (OMC). Estos tres pilares económicos desempeñan un papel importante, porque todos siguen el principio de cooperación internacional, se establecen y operan de acuerdo con el principio del multilateralismo, y resuelven problemas importantes mediante consultas.

China se unió al sistema económico internacional solo después de la reforma y apertura. Aunque llevábamos más de 30 años de retraso, jugamos un papel muy positivo después de unirnos y nos beneficiamos mucho. China ha declarado en repetidas ocasiones que no tenemos la intención de derrocar el orden económico internacional existente.

Los cambios en el sistema económico internacional en el siglo XXI

Sin embargo, este sistema económico internacional se estableció hace más de 70 años, y la situación en ese momento era muy diferente a la actual. La fuerza económica entre los países del mundo ha cambiado, formando un nuevo patrón, y sus demandas ya no son las mismas. Desde que comenzó el siglo XXI, la reforma del orden económico internacional se ha convertido en un tema recurrente y muchos países han planteado desafíos. ¿Es necesario reformar? ¿Podemos reformarlo? ¿Cómo deberíamos reformarlo? ¿Quién hará las reformas? Todos estos problemas merecen nuestra consideración.

Primero, ¿no podemos reformar algunos principios operativos de las instituciones internacionales existentes? La respuesta es un no absoluto. El actual sistema económico internacional fue formulado por Estados Unidos, Gran Bretaña y los países desarrollados occidentales, y siguió las reglas que defendían. Ahora, el PIB total de los países en desarrollo ha superado al de los países desarrollados. En términos de finanzas, base industrial y alta tecnología, los logros de los países en desarrollo son notables. El sistema establecido hace 70 años definitivamente ya no es plenamente aplicable en la actualidad.

La siguiente pregunta es cómo reformarlo. Si se mira primero a los países desarrollados, es posible que no tengan la motivación para reformarlo. La pregunta es: ¿quiénes se beneficiarán de la reforma? Este problema es realmente complicado. Al igual que la reforma de las Naciones Unidas, muchos países creen que las Naciones Unidas deberían reformarse y el Consejo de Seguridad debería reformarse, pero los miembros del Consejo de Seguridad no han llegado a un acuerdo sobre cómo hacer reformas. En las instituciones financieras internacionales y las instituciones multilaterales de desarrollo, creo que deberíamos mantener una cosa, es decir, la regla de "un dólar, un voto" no se puede cambiar. Cambiarlo no es bueno para los países en desarrollo, porque los países en desarrollo solían tener pocos dólares, pero ahora tienen más dólares .

¿Por qué cambiar esta regla (ahora)? La regla de "un dólar, un voto" no se puede cambiar por "un país, un voto". Las Naciones Unidas pueden tener "un dólar, un voto" porque también tiene un Consejo de Seguridad, que de hecho no implementa "un país, un voto". No existe una regla real de "un país, un voto" en el mundo. El problema ahora es que bajo la condición de que la regla de un dólar, un voto permanezca sin cambios, los países desarrollados también tendrán preocupaciones: el PIB de los países en desarrollo es cada vez más grande y el PIB de los países desarrollados es relativamente menor, por lo que lo harán que tengan menos poder en el futuro. Es como proteger los intereses de los accionistas minoritarios cuando administramos una empresa, no es factible ignorar los intereses de los accionistas minoritarios, privándolos de su poder y, finalmente, dejando solo a los principales accionistas en la empresa (para dominarla). Este es un problema que no se ha resuelto bien hasta ahora. Reformar las instituciones de Bretton Woods implica resolver esas contradicciones fundamentales.

Hoy, setenta años después, el control de las instituciones financieras internacionales por los países desarrollados dominados por los Estados Unidos y los países europeos no ha cambiado de manera fundamental. En el FMI, Estados Unidos sigue siendo un accionista importante y, sin duda, tiene una gran influencia. El director gerente de esta entidad siempre ha sido europeo, por lo que Europa también tiene más voz. En el ADB, los mayores accionistas son Japón y Estados Unidos. Sin embargo, como institución multilateral internacional en Asia, los japoneses siempre han asumido el cargo de su presidencia, y Estados Unidos tiene un cargo de vicepresidente permanente, que es básicamente aceptado por todos los miembros del ADB. Otros países deberían recomendar candidatos adecuados para competir por el puesto de vicepresidente.

Fui la primera persona en China en competir por el vicepresidente de ADB. Cuando fui a competir por la vicepresidencia de ADB en 2003, las relaciones entre China y Japón no eran buenas. En ese momento, el presidente de ADB era muy amigable con China y me conocía mejor. Creía que yo no le causaría problemas. Mi gobierno me recomendó encarecidamente, por lo que Japón finalmente estuvo de acuerdo. Desde entonces, el pueblo chino siempre ha tenido un vicepresidente en ADB, y el papel de China en ADB también ha aumentado.

En tercer lugar, si no se reforman la estructura de gobernanza y el modo de funcionamiento de las instituciones multilaterales internacionales, será difícil adaptarse a los requisitos de la nueva era. El poder en las instituciones internacionales siempre ha estado controlado por los países desarrollados, y las instituciones siguieron interviniendo en las políticas de los países miembros, independientemente de sus deseos subjetivos, que no necesariamente satisfacen las necesidades de los países en desarrollo e incluso pueden afectar seriamente a los países en desarrollo en la formulación de políticas. sus propias estrategias de desarrollo. Por ejemplo, todas y cada una de las disposiciones del Consenso de Washington no parecen cometer un gran error, pero juntarlas para su implementación es un gran riesgo para los países en desarrollo. Por tanto, el Consenso de Washington parece representar la verdad, pero no es aplicable a muchos países. Sin embargo, si un país no acepta la orientación política y los requisitos del FMI o del Banco Mundial, es imposible obtener su apoyo financiero, lo que obviamente es injusto.

Otro es el problema del doble rasero. La crisis financiera asiática de 1997 y 1998 derrocó a Suharto en Indonesia. Bajo la presión del FMI, Indonesia se vio obligada a cerrar 17 bancos comerciales. Hay una foto clásica, en la que el director gerente de la entidad, Michel Camdessus, estaba de pie con los brazos cruzados y miraba al presidente Suharto firmando el acuerdo con el Fondo. Esta foto se ha difundido ampliamente y muestra al mundo un gesto que la entidad está mandando a los países receptores.

Sin embargo, en 2008-2009, estalló la crisis de las hipotecas de alto riesgo en EE. UU, y Europa y otras regiones se vieron gravemente afectadas. En lugar de cerrar los bancos en problemas en Europa, el Fondo Internacional dio dinero para rescatarlos. El enfoque es completamente diferente y muchas personas lo han cuestionado. El FMI dijo que han reconsiderado la política, por lo que han adoptado diferentes enfoques.    

Después de esta crisis, la Oficina de Evaluación Independiente del FMI preparó un informe para evaluar el desempeño de la institución antes de la crisis financiera. Como consultor independiente, participé en la deliberación de este documento. A principios de 2008, la política china era frenar tanto el crecimiento como la inflación pensando que la economía se estaba sobrecalentando, por lo que era necesario reprimir el crecimiento y la inflación. Pero seis meses después, se lanzó el estímulo de cuatro billones de yuanes.

¿Por qué? Porque en Perspectivas de la economía mundial publicada en 2007, el Fondo predijo la economía global de manera muy positiva y no predijo la crisis de las hipotecas en Estados Unidos ni los posibles riesgos financieros globales. El pronóstico del FMI es muy influyente. Una vez que se publica una perspectiva económica optimista, muchos países se engañan. Sus informes de investigación y los del Banco Mundial son de gran importancia e influencia orientadoras. Definitivamente no funcionará si el modo de gestión y la orientación de las políticas en estas instituciones permanecen sin cambios.

En cuarto lugar, con la condición de que sea difícil cambiar todo el sistema, se están estableciendo constantemente mecanismos y sistemas regionales y locales como complemento de todo el sistema. ¿Por qué Japón decidió establecer un ADB a principios de la década de 1960? Porque es posible que el Banco Mundial no pueda cumplir con los requisitos de los países de la región. De hecho, Japón también se inspiró en el desarrollo de instituciones multilaterales en otras regiones, como el establecimiento del Banco Interamericano de Desarrollo en 1959 y el Banco Africano de Desarrollo en 1964. En 1990, después de los drásticos cambios en la Unión Soviética y Europa del Este, los países europeos iniciaron la creación del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), con el objetivo de apoyar a Rusia y los países de Europa del Este en su transición a una economía de mercado. En 1997-98, después de la crisis financiera asiática, la ASEAN, China, Japón y Corea del Sur firmaron un Acuerdo de Chiang Mai sobre el intercambio de divisas en la región.

En 2008, la crisis de las hipotecas de alto riesgo de EE. UU. desencadenó la crisis financiera europea, que llevó a Europa a decidir la creación del Fondo Europeo de Estabilidad y el subsiguiente Mecanismo Europeo de Estabilidad. Parece que las dos instituciones globales, Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, encontraron problemas difíciles de resolver, y como complemento a las instituciones de Bretton Woods, varios países y regiones han introducido sucesivamente diversas instituciones o mecanismos para tratar de hacer frente a las dificultades y desafíos, y satisfacer diferentes necesidades.

La influencia actual de China

En resumen, es necesario impulsar la reforma del sistema financiero internacional. Ahora, China finalmente puede ejercer su influencia. Hay dos eventos que necesitan atención. Después del establecimiento del AIIB, la posición de China en el FMI también ha aumentado; En segundo lugar, en 2015, RMB entró en la canasta y se convirtió en la quinta moneda en la canasta de monedas de DEG del Fondo Monetario Internacional , en adición a que el dólar estadounidense, el euro, el yen japonés y la libra esterlina. Como todos sabemos, la promoción del estatus y los derechos de voto de China en el FMI y la entrada del RMB en la canasta encontraron grandes obstáculos. Pero a medida que la preparación para el AIIB avanzaba sin problemas y su establecimiento pronto sería evitable, esos problemas se resolvieron gradualmente. ¿Por qué? Todos estos problemas merecen la consideración de la gente.

Los estadounidenses tenían muchas especulaciones, preguntas y preocupaciones sobre nosotros en ese momento. Hubo tres problemas principales que les preocupan mucho. Primero, ¿el AIIB iniciado por China invadirá el territorio del Banco Mundial? En segundo lugar, ¿el AIIB se dedica a la cooperación con las instituciones de capital chino para que las empresas chinas puedan avanzar en el objetivo de globalizarse? En tercer lugar, ¿es el AIIB una herramienta para promover la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, o es simplemente un banco del BRI?

Para estos tres temas, hice las explicaciones y aclaraciones necesarias en muchas ocasiones. Primero, desde el principio, AIIB se ha dedicado a desarrollar la cooperación con instituciones financieras multilaterales y bancos de desarrollo como el Banco Mundial, ADB y BERD, y nunca invadirá el territorio del Banco Mundial. De hecho, la cooperación entre ellos es muy armoniosa y eficaz. Por ejemplo, cuando el préstamo del Banco Mundial a un país alcanza el límite superior y no puede prestarse más, nuestro AIIB complementará los fondos, y el Banco Mundial continuará desempeñando un papel de liderazgo y el AIIB cooperará.

El Banco Mundial es el director (de una orquesta): no importa cuánto financie el AIIB, este solo tiene un lugar donde puede tocar el violín, el clarinete o el oboe. Hagamos una sinfonía juntos, el AIIB. no peleará con el Banco Mundial y, además, está dispuesto a cooperar con empresas financiadas por China. Sin embargo, los proyectos con los que ambos cooperan deben depender de las necesidades de los países prestatarios, y los países prestatarios no están obligados a cooperar con instituciones financiadas por China; el principio de consentimiento mutuo siempre se mantiene.

El AIIB ha cooperado con Silk Road Fund y también está negociando con algunas empresas financiadas por China, pero todas ellas se basan en las necesidades de los propios países prestatarios. En tercer lugar, el BRI tiene algo en común con el AIIB, que es promover la construcción de infraestructura y fortalecer la interconexión.

Pero hay diferencias entre ellos, de lo contrario, no habría necesidad de dos iniciativas. El BRI es una plataforma para la cooperación internacional, y la cooperación se lleva a cabo de acuerdo con el principio de "consulta amplia, contribución conjunta y beneficios compartidos" propuesto por el liderazgo chino. El AIIB es una organización de cooperación multilateral internacional con su propia estructura de gobernanza y mecanismo de operación, que son diferentes (del BRI).

Al principio, algunos países y políticos del mundo tenían grandes dudas sobre nosotros. También se dieron cuenta de que el establecimiento del AIIB no fue de ninguna manera simplemente para la infraestructura, y estaban preocupados por el impacto en el sistema económico internacional existente. En los últimos cinco años, muchas cosas se han ido aclarando gradualmente y se ha logrado una mejor comprensión de la naturaleza del AIIB como institución multilateral internacional. Nuestro entorno operativo no es tan difícil como se pensaba originalmente. Por supuesto, debemos ser cuidadosos y respetar estrictamente los principios de gestión de las instituciones multilaterales internacionales. El importante papel de China en el orden económico internacional no se puede resolver estableciendo un AIIB solamente. La influencia de Estados Unidos no se produce de ninguna manera porque es el controlador del Banco Mundial. Esta entidad es solo un catalizador como mucho. Lo más importante es el papel que puede desempeñar un país en el campo financiero internacional, que es la clave.

La segunda economía del mundo

La internacionalización del RMB depende en última instancia de la fuerza económica integral de China. Algunas personas tienen un malentendido. China es ahora la segunda economía del mundo. La ciencia y la tecnología de China están bastante desarrolladas, es líder en campos de alta tecnología, especialmente tecnología de la información; juntos, los activos de los cuatro principales bancos comerciales del país son enormes; los activos combinados de China Development Bank y el Export-Import Banco de China en todo el mundo superan los activos combinados de todas las instituciones internacionales de desarrollo multilaterales en el mundo; y así. ¿Significa que China naturalmente puede desempeñar un papel de liderazgo en el orden económico internacional y que tenemos mucho poder? De hecho, no tanto.

Por tanto, en el siguiente paso, el papel que desempeñamos en el ámbito financiero internacional requiere que el banco central desempeñe un papel activo. Con el crecimiento del comercio exterior y la inversión extranjera de China, promoverá gradualmente la liquidación internacional en RMB, fortalecerá aún más la reforma del mecanismo de tipo de cambio del RMB y ampliará la libre convertibilidad de las cuentas de capital. La internacionalización del RMB también necesita el desarrollo integral de los bancos comerciales, las compañías de seguros, las firmas de valores, los mercados de bonos y los mercados de valores, y necesita los esfuerzos conjuntos de todo el sistema financiero en China.

En la actualidad, la proporción total de inversores extranjeros en el mercado de valores y el mercado de bonos de China es de aproximadamente el 5%, y los extranjeros representan aproximadamente el 2% de nuestros activos bancarios; por el contrario, los inversores extranjeros representan el 35% del mercado de valores estadounidense, el 41% del mercado de bonos y el 13% de los activos bancarios, por lo que son muy abiertos. En el mercado de valores de Corea del Sur, el capital extranjero representa el 33%, y en el mercado de valores de la India, el capital extranjero representa el 16%, que también es más que el nuestro. Sumando el mercado de valores y el mercado de bonos de China, la inversión en valores representa el 1% del total mundial. En estas circunstancias, es inmaduro que China pueda jugar un papel muy importante en el campo financiero internacional. Entonces, creo que el paso clave es abrir el sector financiero a un nivel superior. La apertura aumentará naturalmente el poder de China para hablar e influir y, ciertamente, traerá mayores riesgos. Entonces, cómo abrirse aún más bajo la premisa de controlar los riesgos requiere sabiduría. Esto no es algo que se pueda lograr simplemente con base en el PIB.

Sin embargo, tenemos condiciones favorables. En primer lugar, la economía de China es grande, por lo que no es fácil subvertirla y hay margen de maniobra debido a su gran tamaño. En segundo lugar, nuestras capacidades de gestión y respuesta a emergencias han mejorado en comparación con el pasado. En muchos casos, el riesgo es una expectativa, que no es un riesgo real, por lo que es necesario controlar la expectativa de riesgo. De hecho, a veces, no existe un riesgo tan grande, pero puede parecer muy arriesgado. A veces , el riesgo es realmente grande, pero no parece grande, por lo que el juicio correcto es crucial. Con el desarrollo de la economía y la mejora de la gestión, debería mejorarse nuestra tolerancia a la fluctuación del ciclo económico. Sin una cierta tolerancia, cuanto más ansiosos estamos por ajustarnos (a las fluctuaciones percibidas), mayor es la fluctuación. Esto es cierto para la tasa de crecimiento económico, la inflación y el tipo de cambio.

Por ejemplo, ¿cuál es nuestra reserva de divisas ahora? ¿Tres billones de dólares? En realidad está mal. La parte liquidada en RMB debe contarse como reservas de divisas. Por ejemplo, si nuestro comercio con Rusia o Irán se liquida en RMB, evitaremos usar dólares estadounidenses y más países del sudeste asiático liquidarán su comercio con nosotros en RMB en el futuro. ¿Por qué esta parte, la cantidad liquidada en RMB, no es una reserva de divisas? Setenta bancos centrales en el mundo tienen RMB en sus reservas de divisas, así que ¿por qué no los contamos nosotros mismos?

Sin embargo, no todo RMB es una reserva de divisas, y solo la parte de RMB que participa activamente en la liquidación del comercio internacional es una reserva, que debe agregarse (en el recuento de las reservas de divisas). En 2017, fluyó una gran cantidad de divisas. En ese momento, había un lema llamado "salvaguardar tres billones de dólares". ¿Por qué deberíamos salvaguardar tres billones de yuanes? ¿Por qué fueron tres billones, en lugar de dos billones? De hecho, una vez que el RMB fluya hasta cierto punto, bajo la condición de un tipo de cambio flotante, habrá lugar para las entradas de beneficios. Mientras el mercado esté abierto, entrarán divisas. El estricto control de la salida hace imposible que las empresas que han firmado acuerdos de inversión en el exterior cumplan con sus promesas, lo cual es perjudicial para las empresas, los países, (nuestra) imagen general, el espíritu de contrato y credibilidad. Solo en circunstancias extremas, como la crisis financiera asiática de 1997, debería ser necesario cerrar temporalmente el mercado de divisas. En mi opinión, bajo la condición de abrir el mercado financiero, es necesario tener una tolerancia psicológica considerable en la operación macro, de lo contrario, el efecto real será contraproducente.

Por tanto, existe un problema en la tolerancia a la inflación o deflación; si no se puede tolerar un cierto grado de fluctuación, será aún mayor. Nuestra regulación e intervención macroeconómicas deben ser suaves, constantes y moderadas para manejar la desviación de la normalidad. El surf solo se puede hacer cuando hay vientos, no se puede surfear en la piscina, pero la gente se ahoga en la piscina. Por lo tanto, el riesgo es una expectativa en muchos casos, y debemos hacer el juicio correcto al respecto.

La relación de China con el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura

Ahora hablemos de la estructura de gobierno y la filosofía operativa de Banco Asiático de Inversión en Infraestructura. En primer lugar, AIIB se adhiere al multilateralismo, pero su estructura accionaria es diferente a otras instituciones multilaterales. La distribución del capital social se basa en el PIB, y la estructura del capital social es, naturalmente, que los países en desarrollo asiáticos se conviertan en accionistas importantes, mientras que los países desarrollados y otras regiones actúan como accionistas minoritarios. La asignación de capital regional es del 75% en Asia y del 25% en países no asiáticos. Sin embargo, ahora están Corea del Sur, Singapur, Australia y Nueva Zelanda de Asia en AIIB, pero Japón aún no ha ingresado, y el 75% de Asia no son todos países en desarrollo. Del mismo modo, los países no miembros de Asia no están compuestos principalmente por países desarrollados de Europa, sino también por países en desarrollo de América Latina y África.

En segundo lugar, el AIIB es ampliamente representativo. Desde el principio, China invitó sinceramente a Estados Unidos, Japón y otros países desarrollados a unirse. Si solo se unieran algunos pequeños países prestatarios, dejando de lado el problema de la calificación, sería difícil respaldar la imagen de alto nivel del AIIB. Nuestra membresía actual cubre todos los continentes, todos los continentes con Estados soberanos, excepto la Antártida, que no tiene un estado soberano, y todos los demás.

En términos de PIB, China es el mayor accionista, con el 30% de las acciones y el 26,06% de los derechos de voto. De acuerdo con los principios ampliamente adoptados en las instituciones internacionales, todos comparten algunos derechos de voto libre y los derechos de voto de los países pequeños son más altos que sus acciones, mientras que los de los países grandes son más bajos que sus acciones. En ese momento, para animar a todos a unirse, también incluimos los votos de los miembros fundadores, los dos (junto con los derechos de voto gratuitos) suman el 15% de todos los votos. Por lo tanto, los derechos de voto de los países grandes son más bajos que sus acciones, mientras que los derechos de voto de los países pequeños son más altos que sus acciones, lo que contribuye a mejorar la voz de los países pequeños. El voto de China es del 26,06%.

Según el pacto, la adopción de emisiones ordinarias requiere una mayoría simple que es del 50%. En cuestiones importantes, como la contratación de nuevos miembros y la elección del presidente, se requiere una supermayoría, es decir, más de dos tercios de los miembros y más de tres cuartos de los votos que son el 75%. El AIIB hace todo lo posible por no decidir los problemas importantes mediante votaciones y, en cambio, se esfuerza por llegar a un consenso para mantener la unidad y el principio y el espíritu de consultas amplias.

Ciertamente, China tiene el poder de veto real, que se calcula sobre la base de una fórmula basada en el PIB y no es exigido deliberadamente o por la fuerza por China. Otros miembros, especialmente la India y los países europeos, no estaban exentos de preocupaciones al respecto. Sin embargo, los votos combinados de los países europeos y otros países desarrollados también pueden superar el 75%, y también tienen poder de veto como colectivo. Por tanto, piensan que este es un buen equilibrio y resuelve sus preocupaciones.

El establecimiento del AIIB nos enseñó profundamente lo importante que es establecer las reglas del juego. Solíamos jugar las reglas del juego hechas por otros. A veces, se cambiarán las reglas del juego, pero no es fácil cambiarlas en los organismos internacionales. Esta vez, China y otros países en desarrollo de Asia trabajaron juntos para formular las reglas del juego e invitaron a participar a otros países desarrollados como Europa. Todo el proceso, la consulta equitativa, encarna un nuevo tipo de relación de cooperación entre países en diferentes niveles y etapas de desarrollo. Este es un trabajo pionero.

Nuestro negocio se centra en los países asiáticos, pero también debemos tener en cuenta las necesidades de los países en desarrollo fuera de la región. El negocio de préstamos del AIIB debe extenderse a otras regiones, porque Asia no está aislada y la interconexión no se limita a la propia Asia. Nuestro banco es diferente al Banco Mundial. Cualquier miembro puede pedir prestado dinero a este banco y no hay distinción entre un país donante y un país receptor. Por supuesto, los países europeos no lo tomarán prestado, pero solo queremos establecer una institución multilateral internacional en el verdadero sentido, adherirnos a las mejores prácticas y ser apolíticos. Las contradicciones bilaterales entre los Estados miembros no deben arrastrarse a las instituciones multilaterales. Cuando hubo un conflicto en la frontera entre China e India, el AIIB todavía ofrecía préstamos a India. Algunas personas en China no podían entender que fuera: ¿por qué estamos luchando aquí y (AIIB) ofreciendo préstamos a la India? Se lo conté a nuestras empresas y bancos, y todos lo entienden muy bien. Nuestras empresas no pueden entrar aunque quieran hacerlo, ¿por qué no debería el AIIB hacer los préstamos? Además, los fondos no se entregan a la India por nada, India tiene que devolver el capital y los intereses. Otros pensaron , ¿por qué tiene que otorgar préstamos a la India en ese momento? Hace tiempo que fuimos a la Junta Directiva de acuerdo con el progreso del proyecto, momento en el que las dos partes (China e India) se involucraron en la lucha, ¿cómo podríamos desde el AIIB cambiarlo? No puede cambiarlo. Cuando ocurrió el conflicto fronterizo entre China y la India, la administración de AIIB todavía se adhirió a los estándares internacionales y la respuesta internacional fue muy positiva. Esta es la primera prueba severa de la naturaleza de AIIB como institución multilateral.

No hace mucho, sostuve una videoconferencia con un grupo de expertos alemanes y los sorprendió que India representa el 25% del total de préstamos de AIIB y es el primer prestatario. Dije, ¿qué tiene de sorprendente esto? ¿No es esta una institución internacional? No podemos hablar de estándares internacionales y mejores prácticas en tiempos normales, pero cuando nos encontramos con problemas prácticos, dejamos nuestro pensamiento y recurrimos a otra cosa. Una vez que rompa su promesa, es muy difícil restaurar su reputación.      
Ahora estamos hablando de proteger el medio ambiente, hacer frente al cambio climático y el desarrollo sostenible. Sobre este tema, en la "Estrategia del Sector Energético" aprobada por la Junta Directiva en 2017, no excluimos la energía a carbón, pero establecimos algunas condiciones severas para financiar proyectos de centrales eléctricas a carbón. De hecho, en los últimos cinco años, nunca hemos financiado proyectos de energía a base de carbón o proyectos relacionados con el carbón. En septiembre del año pasado (2020), en una conferencia internacional para empresarios de Anhui, provincia china, dije que el AIIB no haría proyectos de energía a carbón o proyectos relacionados con la quema de carbón, lo que causó grandes efectos. La reputación del AIIB mejoró enormemente a nivel internacional, especialmente en los países europeos.

Recientemente, asistí a una mesa redonda en Boao (Hainan), donde había extranjeros. El viceministro Qian Keming del Ministerio de Comercio mencionó los proyectos BRI en su discurso y dijo que había un problema bastante complicado, es decir, exportar tecnología de carbón. Algunos países quieren que nuestro país ayude a construir centrales eléctricas de carbón, pero las centrales eléctricas de carbón tienen problemas de reputación, por lo que China se siente muy enredada. En mi discurso, presenté que el AIIB no se dedica a la energía del carbón, nuestros fondos son limitados, el AIIB debería desempeñar un papel rector, apoyando la energía renovable y el desarrollo sostenible. En la reunión, dije que si China puede declarar claramente que la Iniciativa de la Franja y la Ruta no se involucrará en la energía del carbón y solo apoyará la energía limpia, mejorará en gran medida la reputación de la BRI.

Después de la reforma y apertura, durante mucho tiempo en China, fuimos más como estudiantes y aprendimos más (de otros). Ahora también podemos ser profesores y dar lecciones a otros. Sin embargo, todavía queda una cierta distancia para alcanzar a los países desarrollados en todas las direcciones. Por tanto, siempre es correcto que seamos modestos y prudentes.

Finalmente, hablaré de una cosa problemática y volveré a lo que dije hace un momento, es decir, el centro de gravedad económico y la influencia internacional se transfieren gradualmente de Estados Unidos a China, o tal vez se dividen en partes iguales. Después de 1990, Estados Unidos se convirtió en la potencia dominante y solía ser el número uno donde nadie podía desafiarlo. Ahora que China está creciendo, ese país no puede soportarlo, por lo tanto, los problemas continuarán.

China y Estados Unidos todavía necesitan cooperación. Siento que el país norteamericano debería aceptar la realidad del ascenso de China, aunque sea un un proceso doloroso para ellos.

Nuestro líder hizo una declaración importante: los países grandes deberían comportarse de una manera acorde con su estatus (o un país grande debería verse como un país grande). Aunque no hubo insultos, el significado es claro. Esta oración es una advertencia para algunos países. Tengo entendido que esto también es una advertencia para nosotros mismos. Debido a que ya somos un país grande, es muy importante para nosotros tener el comportamiento y el porte de un país grande en nuestras relaciones con los países desarrollados y muchos países en desarrollo."

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email